lunes, 5 de diciembre de 2011

Prince of Persia: Las dos coronas



Distribuido por: Ubisoft
Desarrollado por: Ubisoft
Género: Plataformas, Acción-Aventura, Tercera Persona
Fecha de Lanzamiento: 2 de Diciembre de 2005

Gran broche final para una de las mejores sagas de la pasada generación
Si algo sorprende de las Dos Coronas son los numerosos cambios que ha tenido a lo largo de su desarrollo, sobre todo en cuanto al guión/historia. Seguramente muchos jugadores recuerden esos videos mostrados donde Kaileena se dejaba caer por un barranco y el Príncipe era apresado. No sé muy bien por qué se desechó esa idea, pero el resultado final ha quedado en un guión sin complicaciones. Da la sensación de que está forzado para volver a los personajes que aparecieron en las Arenas del Tiempo, como Farah y el Visir. La sensación es extraña, sobre todo porque ni Farah ni el Visir parecen los mismos que se vieron en las Arenas del Tiempo.
Para mi Warrior Within y Las Dos Coronas son igual de buenos, pero se nota en las Dos Coronas un cierto desgaste en la saga. Si bien es cierto que se ha mantenido un alto nivel en todos los sentidos a lo largo de cada entrega, se empieza a notar una repetición más que evidente de los escenarios y de las situaciones. A pesar de que hay novedades, como las partes donde avanzas con la cuadriga, lo de las muertes con sigilo (strike attack, creo que lo llaman), los impulsadores en las paredes, los agujeros donde el Príncipe puede clavar la dagas,...etc, todo tiene un aire a más de lo mismo. Es muy parecido a Warrior Within, salvo porque es muchísimo más lineal y no es tan oscuro como éste último. En mi opinión, se parece mucho más a Warrior Within que a las Arenas del Tiempo, a pesar de lo que he leído por ahí que intenta ser una mezcla de los dos. Incluso el aspecto gráfico, a pesar de que está localizado en la ciudad de Babilonia y tiene escenarios en exteriores, es clavado al del Warrior Within, (eso sí, sin ese toque tan oscuro).
En las Dos Coronas prácticamente no hay puzzles. El camino a seguir por los escenarios, a pesar de estar muy bien camuflado, es demasiado evidente y es muy difícil atascarse y que no sepas por dónde seguir. Las muertes silenciosas agilizan mucho los combates y son bienvenidas. Los lugares donde se encuentran las mejoras de vidas vuelven a ser tan fáciles de localizar como en la primera parte. El sistema de combate es muy parecido al del Warrior Within. La dificultad se sitúa en un punto intermedio entre la de las dos precuelas, es más difícil que las Arenas del Tiempo pero más fácil que el Warrior Within. Mi consejo es que lo juguéis en Normal.
Hay puntos muy buenos durante el juego. El doblaje, sin llegar al nivel de las Arenas del Tiempo es bastante bueno, (sobre todo los diálogos del Príncipe Oscuro con el Príncipe, que son bestiales). Vuelve a narrarse la historia, como en las Arenas del Tiempo, aunque esta vez es Kaileena la narradora. Los jefes son ingeniosos y en ellos hay que saber usar el strike attack. Las fases del Príncipe Oscuro, en mi opinión, son muy buenas, (mejores que las del Espectro de la Máscara del Tiempo en Warrior Within). Se nota la diferencia ya que esas fases tienen muchísima más acción y son más frenéticas porque vas con el tiempo muy justo. Se ha ajustado muy bien la dificultad en ellas. La batalla contra el jefe final, en mi opinión es la mejor de toda la saga. Es ingeniosa y sigue totalmente con la filosofía llevada durante toda la saga. Además, el final de las Dos Coronas en realidad es el final a toda la trilogía y realmente es muy bueno. Merece tanto la pena que cuando grabas la partida al finalizar el juego, el momento en que apareces cuando la cargas es justo para disfrutar de todo ese final. Muy bien pensado por parte de Ubisoft. Realmente merecen un aplauso por esto.
Hay pocos extras. Casi todos son armas especiales y secuencias cinemáticas y/o artworks. Los Prince of Persia nunca han sido juegos excesivamente rejugables, y las Dos Coronas no es una excepción. Sin embargo, es un juego muy recomendable, sobre todo para los fans de la saga, ya que sigue manteniendo un nivel muy alto, como todas las entregas de esta trilogía. Para mí una de las mejores sagas de la generación pasada, aunque creo que quizás han salido los 3 juegos en un muy corto espacio de tiempo.

Anexo al análisis – Prince of Persia: Rival Swords (PSP)
El port para PSP me resultó muy decepcionante después de haber jugado al Prince of Persia Revelations (que es el port de El Alma del Guerrero para PSP). Hay un recorte gráfico excesivo, supongo que para que la PSP lo pueda mover sin problemas. De todas formas, eso no evita las ralentizaciones, sobre todo en las fases con cuadrigas, que por cierto se ven bastante mal.
Otro ejemplo de lo mal que se ve, es una de las fases del final, en la que estamos en la fachada de la torre de Babilonia, y se ve la ciudad a lo lejos. En PSP es un chiste de lo mal hecho que está. Otro detalle que no me gustó, aunque no es importante, es que la sangre es verde, (sin opción a cambiarla), y tan sólo aparece en el primer enemigo o en el primer par de enemigos. No entiendo muy bien por qué.
También hay cierto retraso en la respuesta del control. No ocurre siempre, y no siempre es el mismo lapso de tiempo (normalmente depende de si hay muchos elementos en pantalla), pero ocurre, y es algo que no pasaba con el Revelations. Comparando las versiones de PS2, Wii, PSP y PC, sin duda la versión de PSP es la peor con diferencia.

Anexo al análisis – Prince of Persia: Rival Swords (Wii)
La única novedad, con respecto a la versión de PS2/Xbox/Gamecube, es el control con el wiimote. Quizás la cámara, debido a la falta de una seta analógica en el control de Wii, era lo más difícil de adaptar. Sin embargo, creo que se ha resuelto con acierto, ya que hay 2 formas de manejar la cámara. Una, con la cruceta, de forma libre, y otra, girando el wiimote, de forma más limitada ya que la cámara se moverá solo lateralmente. Te acabas acostumbrando en seguida y usarás ambas formas indistintamente.
El resto de los movimientos están bien implementados. Agitando el wiimote atacas con la daga y agitando el nunchuck atacas con la espada secundaria. Esto facilita mucho más los combos a la hora de atacar que en las otras versiones de Las dos coronas mediante combinaciones de botones. Es algo que queda claro desde la primera lucha. Aparte de eso, hace las luchas mucho más inmersivas. También el tener que agitar el wiimote para clavar la daga en los respiraderos de las paredes te mete más en la acción. Y las muertes por sigilo están mejor recreadas con los movimientos de los mandos.
Además, la respuesta es muy buena y nunca tendrás la sensación de que fallas porque la Wii no te haya reconocido los movimientos. Tan sólo puedes dudar de que no responde bien cuando luchas contra el Visir (en la segunda fase de esa batalla final), pero esto ya lo he visto en PS2, GC y PSP, así que no es algo exclusivo de Wii. Pienso que es más exigente con la rapidez de los movimientos en los que le cortas las alas para hacer el combate más difícil.
En resumen, si te gusta la saga Prince of Persia y tienes Wii, no dudes en jugarlo. Si bien el control de Wii no convierte la experiencia en algo excepcional, si que mejora notablemente la jugabilidad y lo hace (aún) más divertido.
Nota: 8,5

2 comentarios:

  1. gracias por leerme. Es el mejor final que le pudieron da a la saga. Insuperable

    ResponderEliminar